(Re)visión cultural

Un escueto comunicado emitido el pasado 19 de enero por la Secretaría de Cultura, anunció que el actual presidente, Salvador Sánchez Cerén, aprobó junto al Consejo de Ministros el decreto para la creación del Ministerio de Cultura, que entrará en vigencia 90 días después de publicado en el Diario Oficial.

La noticia pasó sin pena ni gloria en el complejo entramado noticioso nacional. Tampoco causó ninguna reacción de júbilo o interés entre los mismos artistas y trabajadores de cultura. El motivo de dicho desinterés puede ser la fuerte sospecha de que la creación del Ministerio no significará más que un cambio de nombre a la actual dependencia y que las políticas del gobierno en referencia al área cultural continuarán siendo las mismas. Esto es otro reflejo de las decepciones que como ciudadanía tenemos con varios aspectos de la actual administración.

Una serie de ambiciosas promesas fueron planteadas por el FMLN como parte de la campaña presidencial, promesas que se trabajaron y discutieron entre artistas y gestores culturales, entusiasmando a muchos de nosotros con la idea de que por fin la cultura saldría del sótano del olvido en este país. Pero si examinamos el quehacer cultural de años recientes, veremos que la gestión se ha limitado a mantener lo que ya estaba funcionando. Recordemos que aproximadamente el 90 % del presupuesto de la Secretaría de Cultura es utilizado para pagar salarios, dejando muy poco espacio para el financiamiento de proyectos nuevos o de mayor envergadura.

Parte del problema es un asunto de concepción. El actual gobierno ha utilizado algunas manifestaciones culturales como actividades de entretenimiento en sus actos oficiales o propagandísticos. También ha incorporado lo cultural a sus programas de prevención de la violencia, dándole al arte, y a la cultura en general, un matiz recreativo pero distorsionado y limitado, que aleja los procesos creativos de su verdadero potencial: el de crear espacios de expresión y reflexión personal plena desde donde comprender y cuestionar la realidad que nos rodea.

Esto no debería sorprender. La relación que hay entre el pensamiento de izquierda y el arte siempre ha sido conflictiva. En el pensamiento de izquierda, el arte y la cultura tienen una función ideológica que, en el mejor de los casos, debe servir para exaltar las dificultades del pueblo y las bondades sociales que un gobierno “revolucionario” brinda a todos. El arte, según las experiencias del realismo socialista soviético o la revolución cultural china, sólo podían ser válidos si servían al partido gobernante, obviando todo lo que andaba mal. Quien se atreviera a cuestionar o a dudar de las bondades del partido pasaba a ser sospechoso de “diversionismo ideológico”. Esto dio lugar a incontables casos de persecución, censura y muerte. También dio lugar a numerosas manifestaciones dizque artísticas que, con el paso del tiempo, se han desvanecido porque sus contenidos eran panfletos de exaltación a un sistema, ideología o personaje políticos.

Cuando el FMLN asumió el poder, tuvo la intención de revigorizar y darle un empuje al quehacer cultural nacional. Pero poco a poco vimos cómo dicho quehacer se ha visto disminuido en diferentes áreas. Hay varios ejemplos pero examinemos uno, el quehacer literario. Comencemos por los Juegos Florales. Estos son los únicos concursos literarios que existen en el país, fuera de la rara y ocasional convocatoria realizada desde alguna institución privada.

Desde hace pocos años se suprimió de dichos juegos la competencia en las categorías de novela y novela corta y se han favorecido los géneros infantiles (cuento, poesía y teatro), aunque también se convoca a cuento, ensayo y testimonio. Según las bases, todos los originales deberán tener un máximo de 40 páginas.

Parte del premio es la publicación, algo de lo cual se encarga la Dirección de Publicaciones e Impresos (DPI), quien durante algunos años publicó un catálogo recopilatorio con las obras ganadoras de todos los géneros, en un solo volumen. De manera reciente, la DPI publica libritos individuales por ganador, aunque son hechos con el mínimo de inversión económica y con tirajes de apenas 300 ejemplares, sin versión electrónica. Lo habitual es que una editorial publique ediciones de 800 a mil ejemplares.

A lo único que la DPI parece meterle algo de empeño es a la literatura infantil, pero desde una concepción desfasada del género, que no dialoga con las tendencias internacionales ni con la realidad local. Importantes colecciones como la Biblioteca de Historia Salvadoreña, Ficciones (de narrativa contemporánea), Orígenes (obras completas de autores clásicos nacionales), la Biblioteca Básica y los Cuadernos de Música, han quedado para el recuerdo y los coleccionistas.

Las mejores propuestas culturales estatales de años recientes han surgido de instituciones ajenas a la Secretaría de Cultura. Una de ellas es el Premios Pixels, del Ministerio de Economía, un fondo para la creación de animaciones, juegos y audiovisuales. Otra es el FOMCASS (Fondo Municipal para la Cultura y las Artes de San Salvador) de la Alcaldía, que recién cerró convocatoria para la producción de audiovisuales, artes escénicas y movilidad de nuestros artistas a eventos internacionales. Ambos proyectos pueden mejorar su ejecución pero no por ello dejan de ser valiosos. Ojalá ambos tengan continuidad, a pesar del inminente relevo político.

Será muy difícil que la actual administración logre remediar en un año lo que no ha podido resolver, organizar ni cumplir durante dos periodos de gobierno seguidos. Eso incluye la gestión cultural. Si bien es comprensible que lograr este tipo de cambios toma tiempo, el tema cultural no debe ser dejado atrás en los asuntos de país ni seguir siendo castigado con un presupuesto miserable.

Los resultados electorales del pasado domingo imponen también una reflexión sobre este tema, porque mientras se siga tratando lo cultural como una actividad menor, apta sólo para el entretenimiento dominical o como herramienta de contención social, continuaremos en lo mismo. Es obvio que hacen faltan políticos y gobernantes con visión de futuro, que comprendan lo que podría lograrse en dicha área, si se hiciera una buena inversión presupuestaria y se creara una institución con empleados eficientes.

(Publicado en revista Séptimo Sentido, La Prensa Gráfica de El Salvador, domingo 11 de marzo de 2018. Foto de portada, algunos libros de la DPI, pertenecientes a colecciones descontinuadas).