Month: August 2015

Los dolores del país

La guerra es el fenómeno más brutal que le puede pasar a una sociedad. Sus secuelas duran varias generaciones. Las historias que como país llevamos atoradas en la garganta, esas lágrimas congeladas que tuvieron que ser tragadas porque vivimos en una cultura del silencio, son buena parte del origen de la violencia actual. Estas son algunas de las ideas que la psicóloga social nicaragüense Martha Cabrera planteó en TedxManagua, en una conferencia titulada “La mochila pesada que cargamos los nicaragüenses”. Aunque la conferencia está enmarcada dentro de la historia reciente de Nicaragua, mucho de lo que dice aplica también para El Salvador, por la guerra de los años 80, pero también por nuestra historia como país, plagada de eventos violentos y desastres naturales.

El desertor

Eran las cuatro de la tarde del 15 de agosto de 1961. El soldado Hans Conrad Schumann, de 19 años, cumplía su turno como centinela en el cruce de la Ruppiner Strasse con la Bernauer Strasse, en Berlín Oriental. Dos días antes, el día 13, el gobierno de la República Democrática Alemana (RDA), había ordenado construir un muro en el perímetro que dividía a Berlín en Oriental y Occidental. Toda la frontera fue cerrada, algo que se hizo tirando una alambrada de púas y desplegando a cientos de elementos de seguridad para evitar el paso de los ciudadanos. El día 15 comenzaron a colocarse planchas de cemento en algunos lugares, pero había sectores que todavía no estaban totalmente cerrados.

La noche de la presentación / Audio del conversatorio sobre El asesino melancólico

No era el mejor día para presentar un libro. Pero nadie pudo ni imaginar lo que pasaría el 28 de julio en San Salvador. Por la tarde corrió el rumor de que los mareros habían decretado un toque de queda a partir de las siete de la noche. Fue el segundo día del paro nacional del transporte. La gente estaba enloquecida buscando cómo volver a sus casas antes de las siete. La mayoría de las rutas de buses no trabajaron. El tráfico estaba más endemoniado que nunca. Un trayecto que en un día normal se hace en 25 minutos, tomaba más de dos horas. Nadie llegaba a ninguna parte a tiempo. Muchos prefirieron no salir. Otros regresaron a sus casas. Muchos acataron un toque de queda que nadie confirmó ni negó que existiera.

Plutón

Después del conteo regresivo, la nave espacial despega. El tripulante llega al espacio. Entonces debe atreverse a salir. Mientras flota de una manera muy peculiar, el Mayor Tom dirá que las estrellas se miran diferentes desde allá. El planeta Tierra es azul, dice, y no hay nada que él pueda hacer. A pesar de estar a miles de millas de la tierra, se siente tranquilo y está convencido de que la nave espacial sabe cual es la ruta a seguir. El Mayor Tom no volverá. Piensa en su esposa: “Díganle que la amo mucho. Ella sabe”. Se pierde la comunicación. El control de tierra, desesperado, llama al Mayor Tom con insistencia: “Can you hear me, Major Tom?”. Ya no habrá respuesta.