Una cinemateca, por favor

Ahora que existen fondos concursables diversos para estimular la creación audiovisual en El Salvador (como el Premio Pixels del Ministerio de Economía, el FOMCASS de la Alcaldía de San Salvador y los premios recién otorgados por el Festival Audiovisual “Mónica Herrera”, de la Universidad del mismo nombre); ahora que existe una Asociación Salvadoreña de Cine (ASCINE); ahora que existen numerosas productoras de audiovisuales que se dedican a la publicidad para sobrevivir, pero entre cuyo personal hay muchos interesados en hacer cine, animación y series; ahora que se impulsa en el país la realización de festivales internacionales de cine, como el de la Alcaldía de San Salvador y el de Suchitoto, ¿no creen que es el momento oportuno para que fundemos una cinemateca?

Muchos de los factores planteados en el párrafo anterior han animado a un grupo de entusiastas connacionales a crear diversos tipos de productos cinematográficos que incluyen documentales, corto y largo metrajes, así como animaciones. Esta efervescencia creativa se ha ido consolidando y creciendo en los últimos años, y puede ser considerada como un movimiento fundacional de lo que (ojalá) a mediano y largo plazo, terminará convertido en una nueva era del cine nacional.

La existencia de una cinemateca serviría no sólo para reforzar y estimular estas iniciativas recientes, sino también para llevar el registro y la historia de dichas producciones. Pensemos además en las posibilidades que ofrecería una institución que aparte de conservar y difundir obra cinematográfica nacional, pueda reunir bibliografía referente al cine y a su impacto en nuestra sociedad, y organizar festivales o exhibiciones de películas no comerciales.

En la Sección Tercera del Capítulo VIII de la Ley de Cultura de El Salvador, aprobada en el 2016, el artículo 103, llamado “Conservación del Archivo Fílmico” dice textual: “El Estado por medio de la institución que vele por la cultura en el país contará con una cineteca responsable de garantizar el rescate, clasificación, conservación, restauración, preservación y difusión de la obra cinematográfica de El Salvador”.

La reciente formación del Ministerio de Cultura no deja de ser un elemento importante en esto, ya que su cambio de estatus le permitirá solicitar un presupuesto más acorde a sus funciones, incluido el manejo de las diversas instituciones que ampara y la fundación de todas las instancias incluidas en la mencionada ley, todas necesarias para el desarrollo cultural del país. Eso, si la elevación de la cultura a rango ministerial implica también una revalorización de su función en nuestra sociedad y la conciencia de que invertir en ella es una tarea impostergable.

La relación del país con el cine comenzó a inicios del siglo XX, primero como escenario para ser filmado por europeos y luego con las producciones documentales de Virgilio Crisonino y Alfredo Massi. Más adelante comenzarían las producciones de ficción. Los peces fuera del agua (1969) de José David Calderón y El rostro (1961) de Alejandro Cotto son dos de aquellos primeros trabajos. Ambos pueden verse en YouTube.

Una etapa interesante de nuestro cine es lo producido durante la guerra, entre ellos los documentales filmados por las unidades de información y propaganda guerrilleras, un cine realizado en condiciones mínimas y cuyo valor, dentro de un contexto de censura y desinformación, descansaba más en su contenido que en su acabado final.

Cabe destacar que el cine tuvo también una presencia importante entre la ciudadanía y el ámbito cultural del siglo pasado, a través de las múltiples salas que existían en el país y que fueron reemplazadas por las cadenas de cine que surgieron como parte de los nuevos centros comerciales. Los viejos cines perecieron por el desuso y su ubicación en zonas de peligrosidad urbana. Finalmente, muchos de ellos terminaron convertidos en iglesias, supermercados, bodegas de ferretería o derribados para construir cualquier cosa. Una cinemateca, que entre otros roles funciona también como un centro de documentación, podría recopilar fotografías y la historia de cada uno de aquellos cines.

Entiendo que la Ley de Cultura todavía debe pasar o está pasando por un proceso de reglamentación. Ignoro el estado de dicho proceso (sobre el que hasta donde sé, no se ha informado de manera pública) y que puede ser uno de los atrasos en la ejecución del artículo 103 y otros más. Ignoro también si ya existen pláticas o gestiones en cuanto a la fundación de una cinemateca, pero debido a los vaivenes políticos de nuestro país, sería recomendable que pudiera funcionar a través de un asocio público privado, para evitar la polarización ideológica y la manipulación tendenciosa de las exhibiciones o del registro y conservación de la obra cinematográfica.

Ojalá la Ley de Cultura no quede en letra muerta y que las autoridades correspondientes sepan diseñar y fundar una institución que se convierta en un estímulo adicional para los productores locales de cine. Ojalá también el sector privado, que cuenta con los medios económicos para cofinanciar este tipo de instituciones, comprenda la importancia que tendría un proyecto como este para la sociedad en su conjunto.

A los salvadoreños nos gusta el cine, no cabe duda de ello. En una época en que la mayor parte de nuestras comunicaciones pasan por algún tipo de pantalla, y en que la experiencia de sitios como Netflix y YouTube han modificado la forma en que vemos y producimos cine y televisión, la fundación de una cinemateca es un paso lógico a seguir. Un paso necesario hacia la construcción de una cultura cinéfila, que permita a los espectadores exigir y acceder a un tipo de cine con valor estético y argumental, más allá del cine comercial y de entretenimiento al que nos tienen limitados.

No olvidemos que el registro de nuestra evolución cultural es importante para comprender el contexto, que suele ser obviado a conveniencia por la historia oficial. Documentar este resurgimiento del cine nacional se convierte en un imperativo. Por desgracia no somos un país que valora la documentación y el registro de su historia.

Nunca es tarde para comenzar.

(Publicado en revista Séptimo Sentido, La Prensa Gráfica de El Salvador, domingo 3 de junio del 2018).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.