Homero en los tiempos de Twitter

El primero de enero de este año inició en Twitter la lectura colectiva de La Ilíada, el poema épico de Homero. Se leerá un canto por semana y por medio de los hashtags #Homero2019 o #Ilíada2019, se podrá comentar la lectura, compartir información, fotos de sus ediciones o anécdotas personales en referencia al libro. La lectura de La Ilíada terminará el 18 de junio y el primero de julio iniciará la lectura de La Odisea. Entre ambos libros suman 48 cantos, así es que habrá Homero para casi todo el año.

La iniciativa es promovida por Pablo Maurette, ensayista y profesor de Literatura Comparada, el mismo quien el año pasado impulsó la lectura colectiva de La Divina Comedia de Dante Alighieri. La inesperada respuesta que obtuvo la idea de leer a Dante, a la que se sumaron miles de personas de diversos lugares del mundo, lo motivó a continuar proponiendo lecturas de clásicos de la literatura. Después de terminar La Divina Comedia, los seguidores votaron entre leer el Decamerón y El Quijote, ganando este último.

Estos ejercicios de lectura colectiva iniciados desde Twitter, me hicieron pensar en otras alternativas y vías de promoción de la lectura que pueden desarrollarse gracias al uso inteligente de las herramientas que las redes sociales ponen a nuestra disposición. Uno de los ejemplos más llamativos es el de la Biblioteca Pública de Nueva York.

Desde su cuenta en Instagram, la Biblioteca lanzó las llamadas “instanovelas”, libros en un formato visual que pueden ser leídos desde la aplicación telefónica. Cuando se publican, los libros pueden accederse desde la sección de historias y después de 24 horas quedan a disposición permanente en los “highlights”. Como cada foto (o página de contenido) dura 15 segundos en pantalla, el diseño ha sido hecho de tal manera que cuenta con un espacio especial para poder colocar el pulgar y evitar que la página cambie, mientras se termina de leer el texto.

Las obras que han sido publicadas hasta ahora son Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll, El tapiz amarillo de Charlotte Perkins Gilman, El cuervo de Edgar Allan Poe y La metamorfosis de Franz Kafka. También tienen publicado un tutorial para que los lectores puedan comprender cómo moverse con facilidad por entre las páginas de los libros.

Al lanzar las instanovelas, la Biblioteca Pública de Nueva York pensó que el formato podría llamar la atención e inducir a la lectura a personas que visitan dicha red social, una de las más populares en el momento. Acompañadas de un diseño animado a manera de portada, la introducción de textos en formato de páginas fácilmente leíbles pretende también mantener vivo el interés por la lectura de largo aliento, en un mundo que pierde comprensión lectora y enfoque de atención de manera acelerada.

Otras iniciativas interesantes son las cuentas que tuitean libros enteros, como por ejemplo “El Pop Wuj en tuits” (@PopolVuh_GT), que tuiteó por primera vez el libro sagrado de los mayas en 2016. Aunque el formato de tuits es incómodo para poder leer un libro completo y en orden, el mero hecho de ver algunas de sus líneas desperdigadas en nuestro muro puede animar a buscar la obra completa.

Aunque estas iniciativas atraen a un alto número de curiosos y seguidores, es seguro que no todos leen los libros en su totalidad o que siquiera comiencen a hacerlo. Pero otras personas se animarán a hacerlo con el apoyo de herramientas y aplicaciones telefónicas que conectan a una numerosa comunidad de lectores. La diversidad de participantes brinda, sin duda alguna, nuevos enfoques y consideraciones sobre las obras que pueden servir para modificar el prejuicio de que la lectura de obras clásicas es una experiencia aburrida.

Para muchos de nosotros, el recuerdo de nuestras lecturas de colegio nos dejó una impronta desagradable. Particular dificultad presentaba la lectura de los clásicos literarios, libros que han trascendido su tiempo y su geografía para contar historias y aspectos del carácter humano, que continúan vigentes al día de hoy. Por desgracia, en la etapa de vida en que somos forzados a leer esos libros no tenemos ni la experiencia de vida ni el bagaje cultural para comprender o apreciar plenamente ni su forma ni su contenido. Es un despropósito obligar a leer ciertos títulos a estudiantes de primaria y secundaria. No sólo la imposición de la lectura resulta contraproducente sino también los métodos pedagógicos seleccionados por los profesores de turno para explicar la obra y su importancia.

La lectura colegial es también impositiva sobre la individualidad. Los libros del canon escolar se suponen incuestionables y de gusto obligatorio, siendo (tanto la literatura como el gusto), dos asuntos profundamente subjetivos sobre los cuales no se puede imponer nada. Aunque la intención de graduar bachilleres con un conocimiento mínimo literario es comprensible, las obras seleccionadas y la manera de evaluar las lecturas terminan produciendo aversión e indiferencia duraderas hacia la literatura y la lectura.

Cuando se menciona a “los clásicos” sentimos que son libros escritos en tiempos y realidades tan remotos que apenas nos resultan comprensibles. Pero esta simbiosis entre tecnología y literatura puede ser útil para quienes quieren mejorar sus lecturas individuales y para quienes gustan leer desde algún dispositivo móvil. En un tiempo donde las redes sociales se han convertido en espacios llenos de agresividad, desahogos e información dudosa o superficial, iniciativas como las mencionadas se convierten en espacios agradables y necesarios para conservar un poco de cordura.

#Homero2019 me llamó la atención lo suficiente como para comprar La Ilíada por tercera vez en mi vida. No me engaño a mí misma. No creo mantener el ritmo de leer un canto por semana, pero no importa. Ha sido refrescante revisitar sus páginas y reencontrar a Aquiles, el de los pies ligeros, cuya cólera funesta que causó infinitos males a los aqueos, será cantada por la diosa para los tuiteros del siglo XXI que se animen a leerla.

(Publicado en revista Séptimo Sentido, La Prensa Gráfica de El Salvador, domingo 13 de enero de 2018).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.