Kleist, dos siglos con el cronista de la catástrofe

La tarde del 21 de noviembre de 1811, en el lago Wannsee, al sur de Berlín, el narrador Heinrich von Kleist y su compañera, Henriette Vogel, pusieron fin a sus vidas. Él tenía 34 años, estaba en la plenitud creativa y sumido en la pobreza. Ella, 31 y padecía un cáncer incurable. No fue, sin embargo, el romántico adiós de dos enamorados. Lo habían pactado con calma. Salieron a pasear y tomaron café. Jugaron entre los pinos y tiraron piedras al lago. Parecían alegres, según contaron los testigos. Hacia las cuatro, él le disparó a ella en el pecho y luego se colocó el cañón en la boca y apretó el gatillo. Fue la última catástrofe del gran cronista de la catástrofe. Su muerte atrajo finalmente la atención pública que no había logrado en diez años de creación literaria. Sus obras, de una radicalidad extrema, llenas de paradojas y violencia, fueron incomprendidas -Goethe las rechazó por “enfermizas”- y no se recuperaron hasta un siglo después. Hoy está considerado como uno de los grandes autores de la literatura universal.

Kleist, dos siglos con el cronista de la catástrofe · ELPAÍS.com.

There are 3 comments

  1. Vanessa Alberoni

    El narrador Heinrich von Kleist buscaba al parecer lo que todos buscamos: La felicidad. Y como muchos quizás me pregunto que estado de desesperación o locura lleva a un hombre con tanto talento al suicidio. Los escritores también son personas. Se nos olvida a veces que el don de la escritura habita dentro de seres vivos como todos. Que sueñan, que gozan y rien. Pero, que callan y lloran.
    Gracias por su blog. es magnifico.
    V. A.

    Like

  2. Bitacoras.com

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: La tarde del 21 de noviembre de 1811, en el lago Wannsee, al sur de Berlín, el narrador Heinrich von Kleist y su compañera, Henriette Vogel, pusieron fin a sus vidas. Él tenía 34 años, estaba en la plenitud creativa y sumido …..

    Like

Comments are closed.