Entender la pintura a través de los escritores

“Este libro es una de las siete partes de una obra que he venido escribiendo desde hace treinta años”, explica Calasso (Florencia, 1941). “El primero es La ruina de Kasch y, si presta atención, hacia el final del libro ya hablo de Baudelaire. El asunto es que estos libros, que tocan temas totalmente distintos, están estrechamente relacionados. La ruina de Kasch es un poco la base de todo el conjunto, que no está todavía acabado. Luego sigue Las bodas de Cadmo y Harmonía,que es principalmente sobre los mitos griegos; luego Ka, sobre mitos de India; después el libro K.,sobre Kafka, un escritor que también aparece varias veces en La ruina de Kasch, hacia el final. Cada uno de los libros se desarrolla a partir de los otros. Están estrictamente conectados. La Folie Baudelaire sale, de alguna manera, de La ruina de Kasch porque este gira en torno a la edad moderna. El personaje principal es Talleyrand, alguien que perteneció a la vez al Ancien Régime y al mundo posterior a la Revolución Francesa, es decir, a nuestro mundo”.

Entender la pintura a través de los escritores · ELPAÍS.com.

There are 5 comments

  1. Guarnieri

    No hay de que. Una amiga puertorriqueña siempre me espeta el siguiente dicho al terminar una discusión sobre escritores japoneses: ‘Mishima es Mishima, lo demás es parking’, en clara alusión a la ciudad de Ponce. Ojalá se entienda la picardía.

    Si de nadar en el oscuro espacio entre los espacios se trata, estoy de acuerdo en que nadie lo hace mejor que Mishima. De Murakami me gusta la rareza y consistencia con que re-escribe las mismas viejas historias humanas. Acabo de leer a Natsume Soseki, y gracias a él ahora entiendo mejor las busquedas estrambóticas o desafectadas de los personajes de Murakami.

    Like

  2. Guarnieri

    Calasso, en su conferencia número siete titulada ‘Los metros son el rebaño de los dioses’, que dictó en el marco de las Weidenfeld Lectures de la U de Oxford, analiza un testimonio inserto en el Rgveda sobre los tres hermanos humanos Rbhu. Ellos, gracias a la execelencia de su arte, alcanzaron la inmortalidad, o sea, que conquistaron el cielo y se convirtieron en dioses. En opinión de Calasso los Rbhu tocaron el rango divino ‘no por haber sido devotos de la forma, sino porque practicaban esa devoción que es la forma’. Todo verdadero artista ejercita ésta devoción. Por esto aunque Murakami no se considere artista, en realidad sí lo es, ¿qué piensa usted, Jacinta? IQ84 está MUY buena. Y de vuelta con Calasso, el gran escritor-editor continúa su conferencia aclarando que esa misma práctica llevó a los Rbhu a perder, al osarse a tallar cuatro réplicas perfectas de la copa única en que los dioses bebían el soma, la amistad de los dioses. Entender un arte por intermedio de otro es posible sólo si sus cultores ejecutan ese fervor que es la forma. Como el I-Ching sugiere: para dominar el arte de la vida basta con ver e imitar las formas que hay en el Cielo y la Tierra. Quisiera preguntarle a Calasso qué paralelo encuentra entre el gesto ‘contaminador’ de los Rbhu al reproducir la copa y la aparición de la fotografía, claro que a través del objetivo por el que pasa la luz cimbreante de la edad moderna.

    Estoy leyendo el cuento Warma Kuyay, del escritor peruano José María Arguedas. No concibo a Arguedas transmutando la escurridiza gramática de sus personajes quechua parlantes a los claustros del castellano, sin que de su parte existiera una celosa práctica de la forma; que como Calasso asegura, ‘es anterior a todo significado, aunque investida ella misma del más alto significado’. Igual podría decirse de Salarrué, al confinar el caló melódico de los cipotes salvadoreños al marco sintáctico de sus afamados cuentos. Parafraseando a Murakami, la confianza viene de saber lo que se ama. Y el artista ineludiblemente ama la forma.

    Que esté bien Jacinta.

    Like

  3. Bitacoras.com

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: “Este libro es una de las siete partes de una obra que he venido escribiendo desde hace treinta años”, explica Calasso (Florencia, 1941). “El primero es La ruina de Kasch y, si presta atención, hacia el final del libro ya hab…..

    Like

Comments are closed.