La tentación de callar

Me siento a observar el mundo, a escucharlo. Cada día lo entiendo menos. Cada día me gusta menos. Tengo emociones contradictorias al leer o escuchar a mis congéneres. Al verlos actuar. Al ver cómo se hacen las cosas. Al comprender cómo funciona el mundo y asumir con asco que muchas decisiones de su funcionamiento se dictan desde la sombra. Poderes demasiado grandes están ahí, decidiendo nuestros destinos y los del planeta mismo.

No sé qué hacer con tanto hartazgo, frustración, impotencia. Lucho contra mí misma, todos los días, para no dejarme arrastrar por el cinismo y el escepticismo generalizados. Lucho para no ceder a la resignación, a pensar que nada de esto cambiará, que resistir es inútil.

No sé qué hacer con el desaliento de quien ya ha visto pasar estas cosas aquí o en otras partes, en otro tiempo, en otros idiomas. Las mismas guerras y luchas, los mismos traidores, los mismos aprovechados, los mismos sacrificados. Nunca escarmentamos. Nunca aprendemos.

La historia se copia a sí misma porque no sabemos o no queremos hacer las cosas de otra manera. Todos queremos cambiar el mundo pero pocos se atreven a poner manos a la obra. Repetimos un montón de frases bonitas y bienintencionadas, leídas y escuchadas con tanta frecuencia que ya no tienen sentido ni valor alguno.

Pocos tienen decencia. Una decencia originada no en la imposición de creencias opresivas que nos han condicionado a actuar en función de obtener una recompensa o de rehuir un castigo. Una decencia que se trae y que se cultiva día a día. Una decencia que sufrirá constantes retos y que pondrá a prueba nuestra ética y nuestras lealtades.

No hemos aprendido nada como especie. No sabemos nada, pero tenemos la arrogancia y la pretensión de creer que sí. Peor aún, nos creemos dueños de todo. En función de nuestra propia satisfacción y comodidad hemos ido destruyendo nuestro planeta, los legados de nuestros antepasados, nuestro hábitat, nuestra humanidad, nuestra compasión, ver con ojos amables no sólo a los demás, sino también a los animales y las plantas. Nada escapa a nuestra ansia de posesión y de dominación.

En esta tierra nacemos y bebemos nuestro primer alimento de la mano de La Muerte. Caminamos con ella. Comemos con ella. Dormimos con ella. La saludamos todos los días mientras esperamos nuestro propio turno. A pocos les tiembla la mano para matar o para dar la orden de hacerlo. A pocos les da asco la idea de morir.

Miro fotografías de islotes de basura que crecen sin remedio flotando en medio del océano o inundando kilómetros de costas y ríos, cuyo detritus termina en la panza de los peces que luego ponemos sobre nuestra mesa. Nos estamos hartando nuestros desechos químicos y plásticos. Nos asfixiaremos en nuestra propia basura.

Veo a un orangután enfrentarse a una máquina aplanadora que está a punto de destruir su árbol, el único que queda en la selva, el único hogar que ha conocido. Veo a un koala desconcertado que vuelve al bosque con los suyos para darse cuenta que lo único que queda es un lugar pelado y no quiere moverse porque sabe, su entraña sabe, que ahí era su hogar. Veo a tortugas enredadas en bolsas y redes de pescadores. Veo a ballenas que mueren con sus inmensos estómagos llenos de basura humana.

Ciudades en ruinas, guerras que nunca terminan, cuerpos descuartizados, caravanas de gentes que huyen a países vecinos, montados en trenes o pateras, alentados por la desesperación de cambiar las cosas, movidos por el motor de una esperanza. Una esperanza así tiene que ser muy grande para poder sobrellevar el dejarlo todo y hacer un viaje donde se sabe que la vida, ay, la vida no vale nada.

¿Pero qué se puede hacer cuando nadie quiere escuchar, cuando nadie quiere ceder? ¿Qué se hace cuando nadie quiere hablar? ¿Qué se hace cuando nos domina el orgullo? ¿Qué se hace cuando nadie quiere, ni por un momento, acariciar la posibilidad de que su postura puede modificarse, de que no siempre se tiene la razón? ¿Qué se hace ante la evidente necesidad de transformar nuestra conducta, de corregir hábitos que ahora resultan mortales, una muerte lenta que vamos imponiendo sobre nuestro entorno y nuestro prójimo, sin percatarnos de ello o incluso a sabiendas?

¿Qué pasaría si nos sentáramos a escuchar, a hablar (no a imponer nuestra razón, no a pelear, no a acusar ni a humillar)? ¿Qué pasaría si dejáramos de concentrar la medida de las cosas y de la vida misma, en el dinero? ¿Qué pasaría si le diéramos su verdadero valor, el intangible, a las personas, a la confianza, a la lealtad, a la honestidad, al afecto? ¿Qué pasaría si dejáramos de ser tan crueles?

Si nadie habla, si nadie escucha, si nadie admite sus equivocaciones, si nadie quiere ceder ni un poquito en su postura, si nadie dialoga, si no hay buena fe; si hay mentira, si hay malicia y engaño, si hay mezquindad, si siempre procuro lo mejor nada más que para mí, si todos hacemos lo mismo ¿cómo esperamos que todo cambie, que todo mejore?

 ¿Dónde pongo la rabia, el desaliento, la impotencia, la decepción, el dolor, la tristeza, la sensación de pérdida, el desánimo, esto que me causan todos esos eventos que me hacen sentir vergüenza y pena de mis congéneres?

No puedo hacer más que ponerlo aquí, a la vista de todos. No sé qué hacer más que esto, ponerlo en palabras. Escribir. Sólo puedo escribir. Decirlo. Para no ceder a la tentación de callar. Para no ceder a la comodidad de hacerme la loca. Para no ceder a la tentación de dejarlo pasar. De ignorarlo. De no hacer nada. Puedo escribirlo. Decirlo. Es algo minúsculo, pero es algo.

Me siento a observar el mundo, a escucharlo. Cada día lo entiendo menos. Como si no supiera que la vida, al igual que la escritura, son oficios que nunca se terminan de aprender.

(Publicado en revista Séptimo Sentido, La Prensa Gráfica de El Salvador, domingo 12 de agosto de 2018. Foto de portada de Ricardo Mancía en Unsplash).

There are 4 comments

  1. sama

    Es lo que hay Jacinta, y lamentablemente me temo que no se pude hacer nada (yo también me quiero bajar de este mundo) Descanse en paz la humanidad, pues murió hace tiempo, por mi parte solo me queda mandarte un abrazo lleno de solidaridad, serenidad y esperanza.

    Like

Comments are closed.