Nace una novela a treinta manos

Este tipo de iniciativas sinceramente no me entusiasman. Aunque puede resultar algo divertido, no sé si el producto sea realmente coherente. Y quizás es más divertido para los autores, aunque no sé si para los lectores.

Ya hubo una experiencia similar en Costa Rica, cuando Dorelia Barahona y un grupo de escritores montaron una novela a varias manos. Creo que finalmente se publicó, pero no supe cuál fue el resultado final y si gustó o no el experimento a los lectores (alquien de Costa Rica que haya leído el resultado final, sería bueno comentara al respecto).

Pero también hay que recordar la experiencia de Wu Ming (previamente conocidos como Luther Blisset), un grupo de escritores italianos que escriben en grupo, que hacen giras de libro pero que no se dejan fotografiar. Su novela más conocida es Q y tan buena era la novela que las polillas se comieron mi ejemplar, precisamente en Costa Rica, sin darme chance de leerla antes. Ah, tan letradas que eran mis polillas ticas…

Lo bueno de este colectivo de autores es que tienen sus novelas para descarga gratis en internet. Y ahora que tengo mi Kindle, no se me hará difícil leerlas (porque son bastante extensas).

Nace una novela a treinta manos – ABC.es.